martes, 10 de abril de 2018

Día 4

4afdb9239d2570583b793bc5c9a6e87b

10 de abril

Lo importante es avanzar todos los días un poco, me digo.  Y aunque no escribo, sí que avanzo en mis investigaciones. Ahora, por ejemplo, he dejado un poco de lado todo lo relacionado con los detalles técnicos de las travesías por el Atlántico (empecé a sentirme un poco mareado, quizás sea el mal de mar) y, en cambio, comencé a sumergirme en el misticismo, en las artes esotéricas y en otras pseudociencias.

Y es que, pensándolo con detenimiento, y viendo que el provisorio título que elegí para la novela tiene connotaciones místicas, me di cuenta de que tal vez debería empezar mis investigaciones por ahí. Al menos, me dije, debería yo ya tener claro cuál es mi punto de vista al respecto. Es decir, de qué hablo cuando hablo de vidas pasadas.

Me doy cuenta de que el tema místico es un tema relevante en la novela. Pero cuando reflexiono al respecto, siento que, a pesar de que ya debería tener una idea formada al respecto, aún me quedan ciertas dudas. Al igual que con la religión, siempre fui bastante agnóstico en lo concerniente a todo lo que tuviese un matiz místico. Y es que mi mente lógica, ante cualquier amenaza de misticismo, busca desesperadamente (y las encuentra) mil razones sobre porqué esto o aquello no puede ser cierto. Pero al final, en el fondo, allí, en esas profundidades oscuras e impenetrables, siempre hay un “puede ser” latente. Y eso quizás se deba a que no me gusta cerrar ninguna puerta (y además no me gusta estar equivocado, por lo que siempre preferí dejar abierta esa posibilidad por si acaso, en algún momento, me encuentro en una situación sobrenatural). También, ahora que lo pienso, puede que se deba a mi afición de leer mucho a Poe. Quién sabe.

En todo esto pienso para no pensar en que se me está acabando este cuaderno y debería salir de casa a comprar otro. Pero con el día tan horrible que hace, con esta llovizna molesta, este viento intolerable y este frío completamente desubicado que se empeña en no dejar que llegue la tan esperada primavera, el solo hecho de pensar en sacarme el pijama, ducharme y salir a la calle, hace que me decida por quedarme en casa y, en caso de que sea necesario, puedo siempre reciclar algunas hojas sueltas. Mañana veremos si sale el sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario